Una semana para concierciarnos

Sabemos que en el mundo tiene que haber de todo, lo maravilloso y lo caótico.

Esta semana hemos indagado en el delicado estado en el que se encuentra nuestro planeta, y en como podemos contribuir a conservarlo con pequeños gestos sencillos, y algunos hábitos domésticos que no están de más tenerlos en cuenta.

Los hemos aprendido y asimilado a través de actividades interactivas como por ejemplo: realizando un debate sobre las posturas existentes frente a los gases invernadero, a favor y en contra, ajeno a tu opinión personal, para intentar comprender los dos lados rivales con sus puntos fuertes y débiles, hemos aprendido las normas para clasificar residuos, también hemos visto ejemplos sobre la biodiversidad, prestando atención a especies que poco a poco, con nuestros actos, están al borde de la extinción.

También a través de vídeos hemos conocido el impacto de los descuidos de las grandes empresas en nuestro planeta (sobretodo en zonas “subdesarrolladas”), y cómo personas sacan provecho a la contaminación y a la destrucción del ecosistema.

El mundo se está convirtiendo en una víctima de nuestra ambición, con las prácticas tan insostenibles que estamos llevando a cabo y las consecuencias ya se empiezan a notar ¿El tiempo está loco? NO, es el cambio climático… Aún estamos a tiempo de hacer algo para poner solución a este grave problema y dejar a nuestras generaciones futuras un lugar donde puedan vivir.

Queremos agradecer a Nuria Escusa, la posibilidad de haber realizado este curso.

Publicado en El diario de la Escuela.